Labels

Movie Category 1

Subscribe Us

Template Information

Test Footer 2

Movie Category 2

Movie Category 3

Con tecnología de Blogger.

All Movies Collection

Movies of The Week

Join This Site On Google Friend

Blog Archive

Movie Category 5

Movie Category 4

Estás Aquí: Home / Kevin yace muerto, es una víctima de las protestas

Kevin yace muerto, es una víctima de las protestas

| 1 Comentario

Por Fernando Miranda Neira, periodistas
Desde Coquimbo


Que importa el Kevin, si para el ministro es un número.

Para conchetumadre...
El Kevin llega al centro de la ciudad, el puerto está detenido, es el tercer día de protesta. Baja los cerros, camina, observa, no encuentra a nadie conocido. En su celular lee un mensaje, estamos donde tu mamá.
Enfila rumbo al terminal de buses, saluda a su vieja. Mamá no te preocupí, todo va a estar bien. Ella piensa en sus otros 3 hijos, sigue acomodando autos, ve como se aleja el mayor de ellos, el grupo se pierde entre la gente, que sigue reivindicando su derechos.

Para weon
Son las 11 de la noche, el Kevin sigue con los amigos, al acecho. Le dicen que hay que ir a la gran tienda, que está la mano para sacar cosas. El descontrol lo estimula, la efervescencia lo envalentona, piensa en cómo se verían las Nike junto a los pitillos que se compró hace dos años y que todavía no termina de pagar. Enfila, mira, no hay nadie, comienza el saqueo. A lo lejos siente el camión, tiene las zapatillas, la negras con una huincha blanca. No se las puede comprar, lo que recibe de sueldo no le alcanza, pero en la tele vio que había que llevarlas, porque las ocupaba el Paredes y el Alexis, las quiere. Suena más fuerte el camión, comienzan los gritos y los disparos.

Tírate al suelo weon
El Kevin no se detiene. Va con sus zapatillas bajo el brazo, la estampida huye en diferentes lugares. Para conchetumadre, sigue caminando. Para weon, apura el tranco. Tírate al suelo, comienza a correr. En su mente se ve con las zapatillas y sus pitillos jugando con su hija, en el parque, ese que queda al lado del mar. Un estallido, siente que su espalda se revienta, su cara choca con el suelo, sigue pensando que quiere estar con su hija, con su mamá, con sus hermanos, piensa en la banda escolar, en que quería ser guaripola. Siente que su vida se termina.

Déjalo ahí no más, después venimos
Kevin yace muerto, es una víctima de las protestas, pero que importa si a la delincuencia hay que meterle bala. Que importa, si a la delincuencia hay que derrotarla con los milicos en la calle o con mi general que tanta falta hace. Que importa el Kevin,  si viene de la parte alta y es uno más de los desclasados.  Que importa el Kevin, si lo importante es mantener la calma, el toque de queda, los milicos, sacar a los vándalos. Que importa el Kevin, si lo que interesa es el supermercado, la propiedad privada. Que importa el Kevin, si lo que interesa es la prosperidad y la pobreza esconderla, relegarla. Que importa el Kevin, si lo que pregonaron desde el año 81 es que los pobres son pobres porque quieren, son flojos y no se les puede dar nada gratis. Si la prosperidad estaba ahí, disfrazada, pero estaba. Que importa el Kevin, si para el ministro es un número,  y para el súbdito una persona sin nombre.

La efervescencia no calla, pero que importa si tengo que trabajar, si el orden tiene que reestablecerse, si las cosas tienen que volver a la normalidad. Lo que importa es la institucionalidad, la democracia, el estado de derecho, la paz ciudadana. Total, pasó allá lejos, en la periferia, donde no importan las cosas, total son todos flojos y no se superan porque no quieren.

La mamá del Kevin sigue pensando, como ocupará ese espacio vacío en su vida. No sabe en qué falló, si trató de hacer lo que estuvo a su alcance. Pensó que si tenía el dinero le daba para las zapatillas con la huincha blanca, pero no pudo terminar de estudiar, quedo sola, el sistema la apartó, no era representativa de la prosperidad, de la bonanza, no era un árbol más dentro del oasis.