Movie Category 1

Subscribe Us

Template Information

Test Footer 2

Movie Category 2

Movie Category 3

Con tecnología de Blogger.

Movies of The Week

Join This Site On Google Friend

Blog Archive

Movie Category 5

Movie Category 4

Estás Aquí: Home / , Club de Adultos Mayores de Periodistas y Amigos de la Prensa de Concepción viajan a Lota

Club de Adultos Mayores de Periodistas y Amigos de la Prensa de Concepción viajan a Lota

| Sé el primero en comentar

Una magia vigente
 

Algunos lo hicieron después de muchas décadas. Volver a sentir el Lota de los tiempos del carbón.

Esto fue, al visitar el Museo que recuerda la industria, con tanto documento, objetos y fotografías que parecen retratar una fantasía. De poner pie y recorrer de nuevo el aún fastuoso Parque Isidora, con sus verdes exóticos, caminos de encanto y sus magníficos miradores. Y de llegar hasta algunos rincones que aún huelen a carbón y a historia intensa.

Tal fue lo acontecido ayer jueves durante un recorrido del circuito turístico Lota Sorprendente en que participó un grupo de periodistas que integró la delegación de personas que, organizadas a través de la Unión Comunal del Adulto Mayor de Concepción, llegaron en bus para respirar de nuevo en los emplazamientos que dan testimonio de rica historia humana e industrial del carbón. De sus grandes comunidades de mineros trabajadores, familias, de Matías Cousiño y sus descendientes dinamizando fuertemente esta minería, con el costo de un sacrificio extremo de varias generaciones, como lo relató el no menos recordado Baldomero Lillo.

En el Museo sobresale la abundancia de utensilios y documentos gráficos que atesoran una época en que el carbón incluso llegó a ser el pilar de la economía de Chile en las primeras décadas del siglo pasado. Gran cantidad de ilustraciones que trasladan instantáneamente para apreciar la dimensión espiritual y modus vivendi de gentes diversas. Todo en una casona que los lotinos de hace poco más de medio siglo reconocen ahí en la avenida que llega hasta el Parque Isidora, como la residencia del gerente general de la antigua Compañía Carbonífera e Industrial de Lota u otros muy altos ejecutivos. Como por ejemplo, en los años 60, Francois De Mussy.   

De paso un recuerdo o un téngase presente de la docena de Monumentos Nacionales  vinculantes que oficialmente han sido consagrados. Entre ellos la Gota de Leche de Lota Alto o el Desayuno Escolar, en Lota Bajo, donde escolares llegaban a disfrutar en los años 50 y posteriores un jarro de leche caliente con un trozo de pan francés, desayuno de entonces -que casi resultaba de excelencia- antes de comenzar la jornada en los colegios.      

El ambiente del Parque sugiere de por sí muchos otros tiempos pasados, quizás en comunión con los actuales, adonde se llegaba a disfrutar de la naturaleza, a conocer, a enhebrar algún juvenil romance o, como miles de liceanos locales, a estudiar intensivamente preparando controles o exámenes de estudio en las aulas.

El Chiflón del Diablo por su parte lleva a rememorar la médula del trabajo minero desde el momento en que se bajaba por allí para llegar a arañar el carbón y traerlo a la superficie. Aunque desgreñado, quizás reclamando por una mejor restauración de la visualidad de sus elementos de superficie, el Chiflón desde ya hace sentir la faena, como si todavía estuviera palpitando allá abajo. Como cuando, recordaba uno de los viejos reporteros, muy niño fue alguna vez a llevarle la vianda a su padrino que trabajaba como celador, o vigilante o guardia como se dice hoy.

Un lugar de mucha historia en la Región del Bío Bío, Chile y el mundo. Quizás a este respecto fue que Neruda una vez dijo que Lota era un nombre conocido en todo el planeta.

Y un día de reconocimiento con el matiz de un almuerzo de los visitantes en uno de los varios nuevos restoranes para turistas, como el Rincón del Minero, para hacer un alto y confraternizar.

No cabe duda que los miembros del Club del Adulto Mayor de Periodistas y Amigos de la Prensa de Concepción que estuvieron ayer en Lota, como los visitantes de las organizaciones análogas, regresaron con su cabeza llena de historias y recuerdos que volvieron a vivir.     

Sí, la magia del carbón y de su presencia industrial durante cerca de un siglo y medio sigue viva. A través de la evocación de toda esa febril actividad de duros hombres y de la presencia de toda la materialidad generada de diversas formas en los tiempos de vigencia y esplendor de las minas.  

Hermoso volver a vivir esta magia.

 

Remijio Chamorro Rodríguez

Periodista


Concepción, viernes 31 de marzo de 2017.